Saltar al contenido

Cumacanga: Conoce esta Leyenda de Terror

Algo que caracteriza mucho a las leyendas de terror brasileñas es precisamente su originalidad y excentricidad. Los fantasmas, espectros y monstruos que atemorizan a los habitantes de Brasil por cuanto menos interesantes y diferentes a lo habitual, haciendo replantear realmente la realidad que se vive dentro de este país sudamericano.

Un ejemplo de lo anterior dicho es la leyenda de terror de Brasil conocida como Cumacanga, una leyenda por lejos fascinante que se relaciona con mujeres sin cabeza y bolas de fuego. 

La leyenda del Cumacanga

Por un tiempo, en un pequeño pueblo de Brasil, ya habían pasado varias noches en las que cierto evento se repetía. Dicho evento tenía totalmente aterrados a toda la población de la localidad, siendo presenciado por más de una persona y el cual consistía en ver vivazmente una bola de fuego que rebotaba entre casa y casa, siempre antes de anochecer totalmente y haciendo parecer que estaba buscando algo.

Nadie se atrevía a salir a esa hora de la tarde, para que ni por casualidad esa bola de fuego que va de un lugar a otro resultase peligrosa. Algunas personas creían que se trataba de una maldición que asechaba al poblado y otros, por su parte, creían que se trataba de una fuerza malévola que los estaba acosando y que se encontraba escondido entre ellos.

Independientemente del caso, los pobladores de la localidad brasilera fueron ante el cura de la iglesia local para que solucionara este problema, tomando así la decisión de que el cura, en conjunto con algunos hombres, se quedaran despiertos a ver hasta donde se dirigía esta bola de fuego que aterraba a la comunidad.

Una vez que se dieron las 12 de la medianoche, el cura y sus hombres vieron pasar a lo lejos lo que parecía una esfera luminosa que emitía destellos, pasando de largo para perderse justo por las afueras del pueblo. –Tendremos que esperar a la noche siguiente- resolvió el cura que se encontraba fuera de la iglesia en compañía de los hombres, dispuesto a encontrarle respuesta a este misterio terrorífico que azotaba su poblado.

A la siguiente noche, tanto el cura como sus hombres estaban más atentos y precavidos, pudiendo vislumbrar que la bola de fuego salía por la ventana de una casita miserable. Inmediatamente, el cura y su séquito fueron hasta esta casa que, según cuenta la leyenda, era la morada de una mujer hermosa que se había ganado mala reputación con sus vecinos, precisamente porque ella era producto de una infidelidad entre un hombre casado y su amante.

Al entrar a la casa de la mujer, el cura y los hombres subieron inmediatamente hasta la habitación con la ventana de donde salió la bola de fuego, solo para percatarse de que esta habitación era donde dormía la joven señorita que, efectivamente, yacía plácida en su cama.

Para sorpresa de todos, cuando el cura intenta despertar a la joven se percata, de forma aterradora y perturbadora, que a esta joven le falta su cabeza, haciendo lucir como si bien se la hubieran arrancado de un tajo. En ese momento, el cura y los hombres comprendieron que la bola de fuego no era un espíritu ni una maldición, sino más bien era el cráneo de aquella mujer que estaba maldito y, por tanto, estaba envuelto en llamas.

A la mañana siguiente, la joven se despertó sin saber qué estaba pasando, teniendo que su cabeza había vuelto a la normalidad. Aun así, los pobladores expulsaron a la joven de su hogar y le prohibieron que regresara, perdiendo así rastro total de ella.

Y aun así, cada cierto tiempo se puede ver como una esfera de fuego vaga por las calles de ese poblado, atormentando a aquellas personas que la expulsaron a ella de su casa y demostrando que aún sigue cerca de ahí pese a que no la vean.

¿Qué se cree de la leyenda de la Cumacanga?

Esta leyenda aterradora de Brasil propone, como bien se puede apreciar, la existencia de mujeres malditas que, según el folclor brasileño, son el equivalente a los hombres lobo que todo el mundo conoce, partiendo de una maldición no buscada por ellas que se produce por la infidelidad y el engaño.

Generalmente se cree que la Cumacanga es la séptima hija de un romance o adulterio estrictamente prohibido por Dios y que se les puede descubrir porque en las noches su cabeza se separa del cuerpo, empezando a deambular convertida en una esfera de fuego mientras su cuerpo permanece tranquilo en su casa.

Si te encuentras con la Cumacanga de noche lo más que puedes hacer es dirigirte en dirección contraria a ella sin que se percate, ya que de lo contrario podrías ser perseguido por ella y así pagar por los presuntos pecados que pudiste haber cometido. ¿Ves que las leyendas de terror en Brasil no son para nada aburridas?

loading...