Cumacanga: Conoce esta Leyenda de Terror

02/03/2022 00:34

leyenda de Cumacanga
Índice
    Califica esta historia post

    Algo que caracteriza mucho a las leyendas de terror brasileñas, es precisamente su originalidad y excentricidad.

    Los fantasmas, espectros y monstruos que atemorizan a los habitantes de Brasil.

    Son leyendas de terror interesantes, son diferentes a lo habitual; haciendo replantear realmente lo  que se vive escuchándolas, dentro de este país sudamericano.

    Un ejemplo de lo anterior dicho es la leyenda de terror de Brasil, conocida como Cumacanga; una leyenda por demás fascinante, que se relaciona con mujeres sin cabeza y bolas de fuego. 

    La leyenda del Cumacanga

    En un tiempo, en un pequeño pueblo de Brasil, ya habían pasado varias noches, en las que cierto misterio se repetía.

    Tenía totalmente aterrados a toda la población de la localidad, siendo presenciado por más de una persona.

    El cual consistía, en ver una bola de fuego que rebota entre casa y casa; siempre antes del anochecer totalmente, que hacía parecer que estaba buscando algo.

     

    Nadie se atrevía a salir a esa hora de la tarde, ni por casualidad esa bola de fuego, que va de un lugar a otro resultaba peligrosa.

    Algunas personas creían que se trataba de una maldición, que acechaba al poblado y otros pueblos aledaños.

    Por otra parte, creían que se trataba de una fuerza malévola que los estaba acosando y que se encontraba escondida entre ellos, para devorarlos y matarlos.

    Independientemente del caso, los pobladores de la localidad brasileña, fueron ante el cura de la iglesia local; para que solucionara este problema, el cual era conocido por todos.

    Se toma así la decisión de que el cura, en conjunto con algunos hombres; se quedarán despiertos a ver hasta dónde se dirigía esta bola de fuego, que aterraba a la comunidad.

    Una vez que se dieron las 12 de la medianoche...

    El cura y sus hombres vieron pasar a lo lejos lo que parecía una esfera luminosa que emitía destellos; pasando de largo para perderse justo por las afueras del pueblo. 

    –Tendremos que esperar a la noche siguiente- resolvió el cura que se encontraba fuera de la iglesia en compañía de los hombres; dispuesto a encontrarle respuesta a este misterio terrorífico que azotaba su poblado.

     

    A la siguiente noche, tanto el cura como sus hombres estaban más atentos y precavidos; pudiendo vislumbrar que la bola de fuego salía por la ventana de una casita miserable. 

    Inmediatamente, el cura y su séquito fueron hasta esta casa que, según cuenta la leyenda; estaba embrujada y la habitaba un demonio, que se convertía en una bola de fuego, a la medianoche.

    La casita, llena de misterio, era la morada de una mujer hermosa, que se había ganado mala reputación con sus vecinos, precisamente, porque ella era producto de una infidelidad entre un hombre casado y su amante.

    Al entrar a la casa de la mujer, el cura y los hombres, subieron hasta la habitación con la ventana de donde salió la bola de fuego; solo para percatarse, de que esta habitación, era donde dormía la joven señorita que, efectivamente, yacía plácida en su cama.

    Para sorpresa de todos, cuando el cura intenta despertar a la joven se percata; de forma aterradora y perturbadora, que a esta joven le faltaba su cabeza, haciendo lucir como si se la hubieran arrancado de un tajo.

    En ese momento, el cura y los hombres comprendieron, que la bola de fuego no era un espíritu ni una maldición; sino más bien, era el cráneo de aquella mujer que estaba maldita y, por tanto, estaba envuelta en llamas.

    A la mañana siguiente...

    La joven se despertó sin saber qué estaba pasando, viendo que su cabeza había vuelto a la normalidad.

    Aun así, los pobladores expulsaron a la joven de su hogar y le prohibieron que regresara, perdiendo así rastro total de ella.

    Se cuenta, que cada cierto tiempo se puede ver como una esfera de fuego vaga por las calles de ese poblado; atormentando a aquellas personas que la habían expulsado a ella de su casa y demostrando que aún sigue cerca de ahí, pese a que no la vean.

    ¿Qué se cree de la leyenda de la Cumacanga?

    Esta leyenda aterradora de Brasil propone, como bien se puede apreciar, la existencia de mujeres malditas que, según el folclor brasileño, son el equivalente a los hombres lobo que todo el mundo conoce.

    Esta escena macabra, es una  maldición no buscada por ellas. Se produce por la infidelidad y el engaño, entre los seres malignos que habitaban el pueblo y que asustan con misterios tenebrosos la tranquilidad del mismo.

    Generalmente, se cree que la Cumacanga, es la séptima hija de un romance o adulterio, estrictamente prohibido por Dios y que se les puede descubrir, porque en las noches su cabeza se separa del cuerpo.

    Cuando esto sucede, empieza la mujer sin cabeza a deambular, convertida en una esfera de fuego mientras su cuerpo permanece tranquilo en su casa. Luego, al día siguiente la cabeza se consigue nuevamente en su cuerpo.

    Si te encuentras con la Cumacanga, de noche lo más que puedes hacer es dirigirte en dirección contraria a ella, sin que se percate, ya que de lo contrario podrías ser perseguido por ella y hacerte desaparecer en la oscuridad.

    El peligro está en el momento en que te encuentras de frente con la bola de fuego, que es la que lleva la maldición de la mujer sin cabeza, la cual te hace  pagar por los presuntos pecados que pudiste haber cometido.

    Las leyendas de terror en Brasil, son muy interesantes y pertenecen al folklore nacional de ese país, sean ciertas o no, pertenecen a las creencias de los habitantes de los pueblos desde hace siglos.

    Publicaciones Relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir
    WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com