Saltar al contenido

El Arranca lenguas

Lo que más llama la atención de las leyendas de terror brasileras es que precisamente son tanto ambiguas como fascinantes. Cada una, está empapada de tradición y aspectos tan desconocidos para el mundo en general que sencillamente no deja de asustar y de atemorizar por muy sencilla que sea la premisa de la leyenda.

Un ejemplo de lo anterior dicho cuando se habla de leyendas de terror de Brasil es precisamente la que hace alusión a un monstruo sub-realista, mismo que tiene como afición perturbadora el devorar las lenguas de sus víctimas. ¿Listo para conocer la leyenda del Arranca lenguas de Brasil?

La leyenda del monstruoso arranca lenguas

La leyenda brasileña del Arranca Lenguas tiene como protagonista a Joao, un campesino oriundo de Brasil que vivía en una comunidad un poco cerrada en la orilla del bosque. Recurrentemente, Joao iba a recolectar leña para poder calentarse él y su familia durante la noche, tomando también una parte para venderla en el mercado al día siguiente, razón por la cual se internaba en el bosque a altas horas de la tarde.

Joao había crecido escuchando leyendas sobre monstruos y espectros que aparecen en el bosque, pero poco o nada creía al respecto, cosa que cambió radicalmente un determinado día que se adentró de más en los bosques de Brasil.

La actitud de Joao era de prepotencia y arrogancia, alegando que esos cuentos y leyendas de terror eran solo para asustar a los más incautos. –¡A mí nadie me dice que hacer! – dijo Joao repetidas veces a la par que se dirigía al bosque a cortar madera, faltando muy poco para anochecer.

Ya le habían advertido a Joao que dentro del bosque habitaba una criatura antinatural, misma que estaba al acecho de cualquier ser vivo que se acercara a sus dominios para cazarlo y comerlo, independientemente de si se trataba de un ave, un roedor o un ser humano. Aun así, Joao no escuchó y, con soberbia, se fue rumbo a lo más profundo del bosque.

Al adentrarse cada vez más en la naturaleza propia de su localidad, Joao se pudo dar cuenta de que había árboles con madera de excelente calidad, yendo cada vez más y más lejos dentro del bosque hasta que encontró una madera perfecta con la cual le pagarían mucho dinero. Al talarla y conseguir la tan preciada madera, Joao se percató de que ya era de noche, aunque poco le importó porque tenía una madera que muy pocas veces se alcanzaba a conseguir.

Sin embargo, pese a lo productivo del día, se dio cuenta de que el bosque cambia mucho al anochecer, complicándose un poco más su regreso triunfal a la casa. Joao estaba nervioso y empezó a caminar un poco más deprisa cuando de repente, empezó a sentir como el suelo temblaba bajo sus pies, como si fuese una señal inequívoca de que algo de gran tamaño se acercaba en su misma dirección.

El joven Joao estaba tan aterrado que empezó a correr y resbaló, quedando en el suelo con los ojos cerrados y la madera regada por todos lados, cerrando los ojos por puro reflejo y pavor. Cuando se atrevió a abrirlos, Joao se pudo dar cuenta de que justo al frente de él se encontraba un animal, una especie de gorila gigantesco que se asemejaba a un demonio en vida, más con esa mirada punzante y atemorizante que tenía en sus ojos.

En la comunidad de Joao, a lo lejos, se pudo escuchar un grito de terror proveniente de lo más profundo del bosque, perturbando por leves minutos el silencio propio de la noche. Luego, la comunidad y el bosque volvieron a hacer silencio.

A la mañana siguiente Joao fue encontrado por los hombres de su comunidad totalmente inconsciente y con la boca totalmente bañada en sangre, siendo trasladado así hasta la aldea. Cuando volvió en sí, Joao no fue capaz de explicar lo que había pasado ya que, con lágrimas en los ojos y un fuerte dolor en la boca, se dio cuenta de lo que todos ya sabían: al joven le habían arrancado la lengua.

La leyenda original afirma que el Arranca Lenguas es un monstruo o animal con forma de gorila, con un tamaño descomunal y con una afinidad innata por las lenguas de cualquier ser vivo, razón por la cual no se suele ver animales cerca de ciertas localidades en Brasil. Generalmente suele atacar a sus víctimas durante la noche y sí, en la mayoría de los casos los mata para luego proceder a devorarse sus lenguas.

Esta leyenda de terror de Brasil es común en el estado de Goiás y en la región del Río Araguaia dentro del país, así que anda con cuidado si habitas en esta localidad o si tienes pensado ir de visita. Se dice que, cuando el arranca lenguas no consigue nada para comer durante mucho tiempo, sale del bosque o la naturaleza a cazar para saciar su hambre.

loading...