En la Casa de José

30/06/2022 18:35

En la Casa de José
Índice
    5/5 - (2 votos)

    No se trata de una leyenda, es una historia Hernán el padre de José había muerto recientemente a causa del cáncer, por la misma razón tratando de hacer  frente a la enfermedad José y su madre quedaron cortos de dinero, habían perdido también su casa y estaban desamparados.

    En su desesperación recibieron una llamada, del hermano de su padre, el tío Ramón, que no pudo tenderles la mano antes pues se encontraba muy enfermo y nadie le informó de la situación, pero por supuesto al enterarse, les ofreció su casa, trabajo para los dos, y por supuesto todo el apoyo que pudieran necesitar y que estuviera a su alcance.

    No era un hombre muy rico, su propiedad estaba ya casi en las ruinas, todo se vino abajo cuando enfermó, sin ningún descendiente que se hiciera cargo de lo suyo, su pariente más cercano era José. Desde el primer día le dijo –Todo esto es tuyo.

    Entonces decidió dejar lo poco que tenía a Jose...

    Sé que no es demasiado pero eres un muchacho trabajador y con tus manos lo echarás a andar como en sus mejores tiempos-. Ramón, consciente de que también se había debilitado mucho y afectado por los estragos de un infarto cerebral, pensó que no estaba en sus cabales.

    Entonces, reconoció ante su sobrino que no le quedaba mucho tiempo de vida, que aprovechando las pocas influencias que tenía le consiguió un trabajo en el palacio municipal del pueblo y con unos ahorritos que el tenía más los que ganará ahí podía poner a trabajar el rancho para su beneficio.

    Firmaron los papeles de cesión de derechos al día siguiente,  la casa era ahora de José, no tenía mucha ilusión de momento, pero si la intención de ponerle ganas y echar a andar el rancho según lo recordaba de cuando era pequeño.

    A la tercera noche mientras José dormía, sintió que alguien se sentaba en su cama, y le dijo –Hijo márchate, cometí un error y esta casa te traerá más desdichas que alegrías-, cuando José quiso sentarse para hablar con su tío, este se esfumó.

    Escucho el grito de su madre que llamándolo le decía que su tío había muerto. Cuando José llegó a la habitación, sombras molestas movían  la cama de su tío, dando gemidos temblorosos de dolor.

    José con una valentía que nace desde el corazón, dijo –Esta es ahora la casa de José y no entra en ella aquello que no es bienvenido- las sombras se desvanecieron en la paredes, desde entonces en adelante cada vez que presenciaban un fenómeno así daba la cara.

     

    Cuento de terror En la Casa de José

    José pronunciaba sus palabras y todo se desvanecía...

    El estaba ocupado en su cometido, de poner la casa de pie, como en sus mejores tiempos.

    Un día, arreglando el cuarto que fue de su padre, al remover las tablas del piso se encontró con un cofre, dentro de él dos cajas, y un frasco, lleno de huesecillos que parecían martillos, en la caja negra había fotos de mujeres, de todas las edades.

    Y en la caja roja… en la roja había también fotos que hicieron que José tirara al piso la caja por la impresión, un niño muy parecido a él posaba con un bisturí en mano junto a los cuerpos de mujeres con el oído sangrante.

    Con algo de curiosidad tomó de nuevo las fotos y conforme las hojeaba el niño parecía ir creciendo, las mujeres estaban entonces más dañadas, hasta que llegó a las últimas fotos, donde se dio cuenta que era su padre quien posaba tan contento junto a esos cuerpos sin vida.

    De la última fotografía la cual observaba con asombro...

    La mujer desmembrada se levantó de la mesa, José soltó la foto, pero ella siguió moviéndose hasta que salió, tomando entonces dimensiones de tamaño real, y así sucedió con todas ellas,

    Las mujeres rodearon a José pidiendo justicia, como antes le funcionó usó la frase –Esta es ahora la casa de José y no entra en ella aquello que no es bienvenido-, la respuesta lo condenó pues una de estas mujeres dijo –Nosotros ya estábamos dentro, incluso antes de tu llegada-.

    Entonces, tomaron a José lo llevaron por un pasaje debajo de la habitación, donde lo recostaron sobre la mesa de las fotografías, y diciendo –Tienes la sangre de aquel que nos hizo sufrir- lo obligaron a experimentar en carne propia todos los maltratos que su padre le había propinado.

    En la casa de José se le escucha todas las noches gritar, pero nadie puede encontrarlo…

    Te recomendamos:

    Publicaciones Relacionadas

      10 Comentarios

    1. Marlene paredes dice:

      Ooooo de lujo me encantó

    2. bryan dice:

      Lo que mas me dio miedo fue el perro familiar

    3. Luna dice:

      A mí en lo personal no me da miedo

    4. Karla dice:

      Ay que malos me pusieron los pelos de punta estoy sola en la casa ????

    5. Sol dice:

      Muy bien pero no da miedo☺

    6. juliana dice:

      a mi me gusto porque la verdad no me asusto porque "PARA MI NO DA MIEDO ESE CUENTO"no quiero ser mala pero a mi yo que estoy sola en mi casa hay veces que escucho cuentos de terror y no medan muchoo miedo.

    7. laura dice:

      me justam todos ponga de la guija

    8. Nathalia dice:

      Oooo me asusto mucho y mas por que estoy sola en casa

    9. Sheidel Sharon shina dice:

      Que orror jajajaja me gusta tiene onda

    10. Mary dice:

      Sinceramente unos me dieron miedo,e incluso mas cuando vi las imagenes,pero otros me parecieron aburridos...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir
    WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com