Me gustó esta leyenda, pero en ves de asustarme me entristeció, pobre ánima… Si realmente existe, yo apagaré su vela y la llevaré al descanso eterno que tanto anhela.

Responder